Simbiontes
Cada loco con su tema   

Blog |  Acerca de...  |  Asuntos recurrentes  | 

Mil millones de ricos

Escrito por El Malvado Acidonitrix , Martes 15 de Abril de 2008
   0 Comentarios
Archivado en: Vida cotidiana

La aparición de una clase media en paises de desarrollo es un efecto deseable, pero tiene unas consecuencias colaterales que pondrán a prueba los buenos deseos, porque esta mejora implica crecer a costa de occidente.

En los próximos años asistiremos a la respuesta de una interesante pregunta. ¿Occidente es solidario o simplemente le va el buen rollito? Hasta la fecha, prácticamente casi nadie ha pasado de mojarse más allá de la solidaridad del sillón. Este tipo de acción social consiste en delegar la ayuda humanitaria de manera que uno se implique lo menos posible. Por ejemplo, con un donativo sustancioso, llevando un lazo, pulsera o pegatina, asistiendo a una manifestación al año, y cosas por el estilo. Pero lo que es una dedicación de tiempo apreciable (más del 1% de tu tiempo libre al año) y una implicación personal, de tú a tú, es decir, una relación directa o lo fundamental de lo humanitario, de eso hay bastante poco. 

En otras palabras, la solidaridad funciona deshumanizadamente, externalizada y subcontratada, lo mismo que la guerra. Antes veías los ojos de tu enemigo antes de matarlo, y dicen que la cosa tenía su aquel. Te cepillabas a un par de siervos con tu maza, y estabas emborrachándote varios días sin quitarte de la cabeza la idea de sus sesos desparramados. Ahora se pulsa un botón y tu B52 planta una alfombra de diez toneladas de alto explosivo en ToraBora. Pues con la solidaridad es igual.
 
En descargo del que no se quita las pantuflas, hay que señalar también que implicarse y mirar a los ojos de la desgracia es... complicado. Pero lo asombroso es que, paradójicamente, esta manera de hacer distanciadamente funciona. Ya sea por la presión a los gobiernos, la responsabilidad social corporativa y las ONGs, los microcréditos y la globalización, y el decadente tono de buen rollito, se avisa ya de que en el mundo hay cosa de mil millones de personas que en el último lustro han abandonado la pobreza, transformándose en Personas de Clase Media.Y aquí es donde viene lo interesante.
 
Cualquiera que se mueva en el sector secundario sabrá de lo que hablamos. Por ejemplo, los encargados de compras en la industria manufacturera se las ven y desean para encontrar materias primas en el mercado internacional porque hay un nuevo comprador ávido y con pasta. En los últimos diez años el acero es cada vez: a) más caro, y b) más difícil de encontrar, ya que los chinos están haciendo un montón de cosas con acero, y muchas de esas cosas no son para exportar a Europa sino que se las quedan ellos. Otro ejemplo: las personas que habitualmente viajan a China para deslocalizar su trabajo tienen que internarse cada vez más en la China continental para encontrar una planta donde fabriquen barato. Tres años atrás, utilizando Hong Kong como base de operaciones, los occidentales iban y venían visitando fábricas y pernoctando en la excolonia británica. Pero las fábricas que están a un radio de 200 Km de Hong Kong han prosperado. Sus trabajadores también y empiezan a cobrar más, y por ello su poder adquisitivo les permite ciertos lujos. Como consecuencia de esta prosperidad, a) mil millones de personas empiezan a comer tres veces al día, b) otros dejan la bici y se compran una moto, y c) otros empiezan a comprar coches indios por menos de mil euros. Lo que, en el mismo orden, implica: a) que hay una crisis alimenticia porque se come más pero las cosechas van cada vez peor; b) que se contamina más; c) que esos coches emplean acero y plástico y también contaminan más, pero lo preocupante es que de repente hay cientos de miles de conductores nuevos que antes eran ciclistas o peatones o canoistas del delta del Mekong.

El crecimiento de la clase media es una buena noticia
. La clase media es a la sociedad lo que la vegetación a la orografía: las raíces retienen  la tierra y evitan la desertificación, las inundaciones y toda suerte de desastres. No es la panacea, pero funciona bastante bien. Visto de otro modo, la clase media es lo que cualquier dictadura intenta eliminar primero. Tanto el nazismo, como el comunismo, la destrucción de Polonia en 1944-45, las dictaduras latinoamericanas, la debacle iraquí y cualquier experimento totalitario empiezan por la destrucción de la clase media y la polarización de la sociedad. El tamaño de la clase media es un indicador del progreso y calidad de vida de un país como lo es la participación de la mujer en la sociedad. Es como la franja del bienestar en que se puede vivir con dignidad pero sin abusar de los recursos, ni caer en las desigualdades. Pero volviendo a la pregunta del principio, la incógnita es cómo las sociedades occidentales verán esto: como una buena noticia, o como la mera pérdida de recursos.



Mostrar búsqueda avanzadaActivar búsqueda avanzada

Bienvenido al repositorio de los simbiontes

Una página colectiva y ecléctica para comentar y apuntar cosas.

Estás viendo los archivos de Abril de 2008. Visita la portada para ver las últimas notas.

Sugerencias de lectura

Los simbiontes hablan de...

Sugerencias de lectura

Si quieres curiosear, puedes consultar:

  • todas las entradas archivadas por categoría (abstract).
  • Las entradas ordenadas mensualmente.
  • Suscribirte a los feeds (más abajo).
  • Lo que vienen buscando otras personas.
  • Si lo prefieres, puedes ver la portada en el formato anterior.
  • ...o leer la presentación para saber qué es esto y si puedes fiarte o no de lo que aquí se dice, y por qué pensamos que esto no es un blog aunque lo llamemos así para entendernos entre nosotros.

Sindicación RSS

  • ¿Qué es un feed?
  • Agregadores recomentados

Lecturas edificantes y tráfico de influencias

La tira Ecol

Tira Ecol

http://tira.escomposlinux.org
La tira ecol ha vuelto.